10/103 votos

Hannibal Lecter

TIPOLOGÍA: Psicópata

ORIGEN: Nació en 1938, en Lituania. Su padre era un noble y su madre procedía de una familia italiana, los Visconti. Durante la 2ª Guerra Mundial, él y su amada hermana menor Mischa quedaron huérfanos tras un bombardeo nazi para luego ser capturados por soldados desertores que terminaron asesinando y comiéndose a Mischa. Esto es lo que se conoce de su infancia, la cual sembró sin duda alguna las bases de su tendencia al canibalismo. Se convirtió en Doctor en medicina especializado en Psiquiatría y se instaló en Estados Unidos, donde comienza a asesinar a personas conocidas, a las que cocina y sirve a sus invitados.

DESCRIPCIÓN: Culto, refinado, de modales exquisitos y buen comportamiento, además de amante del arte, la música clásica y la buena cocina. Por la otra parte, es un individuo cínico, manipulador y con cierta tendencia a castigar severamente los "malos modos" amén de esa peculiar tendencia al canibalismo de la que hace gala. Hannibal Lecter es un profundo conocedor del alma humana y a menudo se anticipa a los pensamientos de su interlocutor.

ARMAS: Sus dientes y gran inteligencia, por medio de la cual ingenia peligrosas tretas a partir de objetos básicos (un cargador de boli por ejemplo) o manipular a otras personas e incluso inducirlas al suicidio.

FRASES CÉLEBRES:

  • Un encuestador trató de analizarme una vez. Me comí su hígado con un poco de habas y un excelente vino Chianti.
  • Por supuesto que disfruté de mi primer asesinato. Dios también lo hace: En Texas desplomó un techo sobre 34 feligreses que le entonaban un rezo.
  • No nació criminal... lo convirtieron en uno a través de años de abuso sistemático.
  • Muchos malos comportamientos aparecen cuando nos sentimos inseguros.
  • No envenené tu cena. Jamás le haría eso a la comida.
Tu valoración:
3 votos
1 Comentario
el más votado
el más nuevo el más antiguo
Comentarios en línea
Ver todas las críticas
REDRUM

De los mejores asesinos en serie (sino el mejor) de todos los tiempos... y quien lo niegue es, por decirlo de un modo suave, un/a ignorante de la peor calaña.