El detective de Los Angeles Vincent Hanna (Scott Plank) está tras el rastro de una banda de criminales extremadamente despiadada. Pero cuanto más avanza en la investigación, más se da cuenta de las cosas que tiene en común con su líder.